jueves, 9 de junio de 2016

Hablemos de celulitis


Aunque pensamos que el concepto CELULITIS hace referencia a la acumulación de grasa en distintas partes del organismo, no es totalmente cierto, como tampoco lo es que podamos eliminarla.
   Y ya que he prometido hablarte de las verdades y mentiras de este universo que es la estética, voy a cumplir con mi promesa.

LA CELULITIS surge a partir de un trastorno circulatorio producido o en la adolescencia o en el cambio que el cuerpo de la mujer produce alrededor de los 30 años.

Al no drenar correctamente las células grasas o adipocitos que circulan a través de la sangre, se van acumulando los deshechos de éstas: anhídrido carbónico, agua, potasio, urea, ácido láctico y otras sustancias (con las que no voy a aburrirte), en distintas partes del cuerpo. Imagina una carretera con mucho tráfico dónde los coches empiezan a circular por el arcén y algunos se salen del asfalto y se quedan atascados en el barro. Pues es algo así pero dentro de nuestro organismo.

Esas impurezas que en un principio tenían forma líquida, al acumularse, van espesando hasta convertirse en gel. Esta acumulación unida a la mayor producción de fibras por parte de los fibroplastos, forma un apelmazamiento y produce una tracción que se nota por fuera y es conocida como "piel de naranja".

Dicho esto, debemos saber que hay varios tipos de celulitis y también varios grados y que el 90% de las mujeres lo padecemos (y algún que otro hombre). Está la celulitis que sólo se ve al pellizcar, está la que todavía no se nota pero que abulta la piel, está la que se ve incluso a través de los pantalones y la que duele. Esto significa que el adipocito tiene más o menos cantidad de grasa dentro de él. Lo que hay que conseguir es que el adipocito adelgace, es decir, reducir la grasa que contiene al mínimo. Para esto hay que valorar qué grado y tipo de problema tiene, y no sólo tratar el efecto, sino ir al origen del problema, es decir, la mala circulación.

No existen milagros en estética, por el momento, así que combatir la celulitis es una carrera de largo fondo en el que deportista y entrenador deben dar el máximo de sí mismos para llegar a la meta.

Hay una frase que, en este momento de la lectura, pega todo: "Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: LA VOLUNTAD". Pues bien, la lucha contra la celulitis requiere voluntad para ser CONSTANTE, tanto en casa, como en cabina.

Si decides correr esa carrera, tendrás que plantearte un cambio de vida: Más deporte, alimentación más saludable (no a los bollos), adiós a los ascensores, sacar más al perro... y entonces, podremos ayudarte con la última tecnología y nuestro conocimiento para recomendarte el mejor tratamiento, la crema más efectiva para casa etc.
Recuerda que esto es un trabajo a medias, o a tres;) es decir "TU+YO+TU YO".

¿TU YO? Sí, tu interior, tu voluntad, tus ganas de sentirte bien, porque ahora me voy a lanzar y te voy a confesar lo que he observado con mi experiencia: ¡La celulitis también tiene que ver con los sentimientos!
Ahí va mi formula magistral:

                          ESTRÉS + EMOCIONES NEGATIVAS = CELULITIS.

No creo que me den un premio por esto ni que me denuncien por blasfemia. Es tan sólo un razonamiento al que he llegado después de tanto tiempo combatiendo a este gran "compañero" de la estética, al que he acabado por conocer, comprender y ¡vencer!

No hay comentarios:

Publicar un comentario