jueves, 26 de mayo de 2016

¿Moreno o quemado?


En el pasado, la piel blanca era signo de distinción. Las clases bajas trabajaban el campo y se bronceaban, así que lucir piel transparente quería decir que procedían de familias de rancio abolengo.

 A partir del siglo XX los médicos, conocedores de los beneficios que sólo el sol puede ofrecer al cuerpo humano, comenzaron a recetar "baños de sol" para combatir ciertas enfermedades. Hoy en día sabemos que la vitamina D es necesaria para vivir y sólo se recibe a través de los rayos solares.

Fue en 1923, y por accidente, como suelen suceder las cosas, cuándo la modista Gabrielle "Coco" Chanel embarcó en el yate del Duque de Westminster para pasar unas vacaciones por el mediterráneo. Tras unos días de travesía, accidentalmente se bronceó y al desembarcar y ser fotografiada por miles de periodistas que la esperaban, provocó que el moreno se pusiera de moda en el mundo entero.


Desde ese momento, venimos lidiando con el sol: "Ahora hay que ponerse aceite de coco o de zanahoria para estar negro, ahora con protección total que si no, vas a tener cáncer de piel... " Hemos oído de todo!

Pero lo único realmente sano de ir dando bandazos es que, en algún momento, encuentras el punto medio.

Como decía antes, el sol es bueno, pero con moderación. La vitamina D la recibimos andando por la calle. No hace falta pasarse horas sobre la toalla vuelta y vuelta, como un solomillo.

De hecho, con 20 minutos de exposición directa al sol, es suficiente para que la melagonesis active la melanina que es lo que nos hace coger color. La buena noticia es que, si te vas a la sombrilla o al chiringuito a tomarte una cerveza, tu melanina sigue trabajando y sigues bronceándote a la sombra.

¿Que no te lo crees? ¿Cuantas veces te habrás visto blanco en la playa y al llegar a casa descubrir que ya tienes marca? Esto es porque tu organismo sigue trabajando aunque tu no lo hagas, así de sencillo (Es como cuándo dejas de correr y sigues quemando grasa sentado en el sofá de tu casa;)

¿Y que pasa si me gusta estar tumbado cual lagarto horas y horas al sol?

 Pues pasa que te vas a dañar gravemente la piel. Quizá no lo notes en los siguientes 10 años, pero acabarás sufriendo el eritema producido durante todo ese tiempo de una manera o de otra.

Así que disfruta de la exposición directa al sol de 20 a 60 minutos, ¡NO MÁS! y procura evitar las horas en las que tu sombra sea más larga que tú, es decir, de 12 a 6 de la tarde aproximadamente.
                                                         

Las cremas solares son muy importantes, pero no hacen milagros, así que no vale decir:

- "... no... si llevo protección total!!"

¡CUIDADO! Las pantallas totales protegen, pero no educan la piel, más bien la bloquean. Debemos darle a nuestra piel lo que necesita, no más.

Una buena elección de crema solar protectora dependerá del fototipo de piel, del tipo de sol que se va a tomar y de las horas de exposición; Y siempre es mejor que te aconseje un profesional.

Sigue mi consejo: toma el sol con moderación, que no vas a estar más moreno... ¡sino más quemado!