lunes, 17 de octubre de 2016

Hoy quiero confesar


   Si, como Isabel Pantoja... hoy quiero confesar una historia de amor que acaba de empezar y que espero, dure mucho, mucho tiempo.

Para ser honesta, tengo que remontarme diez años atrás, cuando empezó mi primera relación seria. Abrimos las puertas de este negocio de la mano. El INDIBA era imprescindible para mí. 

Su robustez, seriedad, eficacia, fidelidad y su fama intachable desde su nacimiento, me habían enamorado. Pero toda relación necesita algo más para ser completa y permití a otras tecnologías participar de nuestro universo. Tuvieron que pasar muchas pruebas para poder estar a la altura de "mi máquina y yo" pero entendíamos que debíamos de acompañarnos de todo aquello que sumara algo nuevo/efectivo.


La vacumterapia y la luz led fueron unas de las elegidas aunque para mí, mi pareja era y es la radiofrecuencia!! Eso que quede claro!!

Y no os voy a negar que otros muchos lo intentaron; todos los años querían convencerme de esto y aquello, de qué tecnología está acompañando a esta u otra esteticista, de que tengo que ofrecer más a mis clientes quienes venían preguntando por nuevas relaciones... pero cuando encuentras esa relación plena, que nunca te falla, que envejece siendo todavía más eficaz y puntera por mucho que pasen los años, desbancando modas, simplemente por ser excepcional, ¿para qué cambiar?

Ni siquiera el nuevo INDIBA ha conseguido mejorar al original, al que sigo aferrada como uña y carne.

¡Y eso que el cambio es bueno! pero como dice el humorista J. Mota: "Cambiar por cambiar es tontería"

Así que he sido fiel a mis máquinas y a mi criterio durante 10 años, esperando pacientemente a que llegara aquello que me convenciera, algo de lo que pudiera volver a enamorarme para apostar por él.



Y aquí llega mi confesión: ME HE VUELTO A ENAMORAR!!!

Se llama PROTHERMIC.

Es elegante, sobrio, técnicamente perfecto. Un aparato digno de ser probado y amado eternamente. Además es el único que tiene todas las tecnologías en las que creo en un mismo equipo: Radiofrecuencia (como no), vacumterapia, crioterapia y fotomodulación. 

Toda una joya que ha querido venirse conmigo porque también ha confiado en que voy a saber sacarle el máximo partido a  lo que lleva dentro y puede ofrecer.

Es capaz de cuidar cara y cuerpo con un suave y placentero masaje. Sus manípulos son los mejores que me han tocado con su efecto de succión y de frío y calor a la vez. Todo un orgasmo de sensaciones que culminan con un efecto inmediato, visible y duradero.

¿No vas a querer conocerlo?

https://youtu.be/M7n2eUkMr54